Leave a comment

Una casa…

Una casa en la que, aún muy joven, puse todas mis esperanzas.

Una casa no es nada, no es una despensa llena, ni un sitio hermoso.
Una casa no es (no puede serlo) el ánimo, la determinación de uno sólo.
O hay dos voluntades o no hay ninguna.  O existe una voluntad colectiva, 
o una casa es nada.  Es peor que nada.  Es la soledad duplicada.

Una casa donde fui, finalmente, el más infeliz de los hombres.

Ya habrá casa para mí, donde sea…  sólo quería mostrarla.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: