Leave a comment

“… no es la decepción una culpa ajena…”

Pero no es la decepción 
una culpa ajena

No tiene el alacrán 
más vocación 
que la de la ponzoña

Ni el perro feral 
más necesidad que la devorar

No tiene la traición 
mejor cosa en la qué solazarse
que su propia necesidad solitaria
que le satisface

Eres tú y soy yo
que, acercándonos,
ciegos,
le damos a jirones
nuestras partes

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: